Mirna Davalos

El recopilador caacupeño Francisco Díaz cuenta con un valioso archivo cultural, con escritos originales de prestigiosos autores paraguayos. En solo nueve años encontró más de 100 obras que se habían creído perdidas.

Lea más notas en Arte y Espectáculos »

Por Roberto Gómez Palacios

rogomez@uhora.com.py

Francisco Javier Díaz González escuchó una vez en la televisión a un argentino que dijo: “La cultura paraguaya solo es oral”, lo que le causó un gran dolor.

Vio qué podía hacer al respecto, y como es actor diplomado de la Escuela Municipal de Arte Roque Centurión Miranda, y profesor superior de teatro por el Instituto Municipal de Arte de San Lorenzo, pensó que su labor debería comenzar por lo que sabía.

Decidió entonces comenzar a buscar obras que se habían presentado en Asunción en décadas pasadas, iniciando así un valorable trabajo de recopilación que hoy concentra más de 100 obras, prácticamente desconocidas.

La primera que encontró fue Un paraguayo leal, de Ildefonso Bermejo, cuya fotocopia le enviaron de España, pero que Rudy Torga tenía el original.

Todo comenzó hace apenas nueve años, y su intención es demostrar que en Paraguay hay gente que se interesa en que la cultura sea preservada.

“El trabajo de investigación es duro, pero tiene sus grandes satisfacciones. Las obras que encontré testifican que el teatro y la cultura en nuestro país no solo son orales, sino que también están escritos”, indica.

COLECCIÓN. Obras completas para teatro de Julio Correa, Mario Halley Mora, Josefina Plá, Rogelio Silvero, Néstor Romero Valdovinos, Aníbal Navarro, Ezequiel González Alsina, y de muchos autores más, se hallan en un estante de su casa.

Los viejos papeles, sin valor para muchos, guardan los secretos de un Paraguay antiguo sabio y exquisito.

Muchas de las recopilaciones llegaron a sus manos por casualidad, o porque algún amigo o amiga le contactó con quien las tenía.

“Yo enseño teatro en los colegios de Caacupé, y muchas de las obras ya fueron leídas por los alumnos, y siempre que podemos las llevamos a escena”, comenta.

Decenas de estos escritos ni siquiera figuran en las bibliotecas públicas, incluso Autores Paraguayos y Asociados (APA) ha perdido muchas de esas copias, carcomidas por el tiempo o la desatención.

Libretos originales de zarzuelas como María Pacurí, La tejedora del Ñandutí, Las alegres kygua vera, Pacholí, Mamá kumanda, Sombrero piri, todas de Manuel Frutos Pane, las guarda con mucho interés.

También posee las zarzuelas Mburucuyá, La princesita del ñandutí, Me llaman el arribeño, San Juan dice que sí, Naranjera, y otras, de diversos autores.

POR G. 20 MIL UN ORIGINAL DE JOSEFINA PLÁ

Una de las obras rescatadas por Francisco Díaz es Una novia para Josévai, de Josefina Plá, escrita en 1950.

La misma será llevada a escena en abril por la compañía Sánchez Pastor, en una sala asuncena.

La escritora fue profesora de Díaz en la escuela de teatro; nunca pudieron representar esa obra porque la propia Josefina creía que su empleada hizo fuego a carbón con su escrito, y lo creyó perdido para siempre.

No hace muchos años que un desconocido señor se acercó a Díaz para ofertarle un viejo cuadernillo, pues se había enterado de que al profesor le gustaban los escritos antiguos.

“Me lo ofreció y le compré por 20.000 guaraníes, ¡y era nada más y nada menos que la obra de doña Josefina que se había perdido!”, comenta.

“Los profesores deberían buscar la forma de rescatar y difundir estas obras que forman parte de nuestra historia”, enfatiza.

Su labor no le ha costado mucho dinero, pero sí interés y tiempo, pues tuvo que andar de un lugar a otro para llegar a los documentos originales.

“Ahora estoy en la búsqueda de tres obras perdidas del padre Juan Casanello, de quien ya conseguí 17. También quiero encontrar la obra Tierra Guaraní, de Fermín Domínguez, musicalizada por Nicolino Pellegrini en 1913”, añade Díaz, quien hasta números de El paraguayo Independiente tiene guardados, al igual que poemas y literatura de otras épocas.

Anuncios

No razonar
desaparecer
cuando tenías que estar
te echaste a correr
lo que hiciste en mí
no tiene perdón
y yo sé que me siento mucho más fuerte
sin tu amor.
Mucho tiempo atrás
me hiciste sentir
que nuestro amor era más
y de esa forma vivir
no sé más quién soy
de qué te reís
y ahora sé que me siento mucho más fuerte
sin tu amor.
No sé más que hacer
no sé qué decir
cuando tenías que estar
te echaste a reír
lo que hiciste en mí
no tiene perdón
y ahora sé que me siento mucho más fuerte
sin tu amor
y yo sé que me siento mucho más fuerte
sin tu amor
oh sin tu amor.

Posted on: 26 agosto, 2010

Posted on: 26 agosto, 2010

Posted on: 26 agosto, 2010

Posted on: 25 agosto, 2010


  • Ninguna
  • Mr WordPress: Hi, this is a comment.To delete a comment, just log in, and view the posts' comments, there you will have the option to edit or delete them.

Categorías